Como se lavaba la ropa antes y ahora

¿Cuánto tiempo se tardaba en lavar la ropa antes de las lavadoras?

Un elemento brillante del paso a una edad adulta dorada y empoderada implica honrarte a ti misma con un armario lleno de prendas esenciales elevadas y atemporales: la camiseta blanca perfecta, cachemira preciosa en abundancia, botas de tacón, pantalones que llamarán la atención en cada reunión, una americana estupenda, vestidos de seda para salir por la noche, unas cuantas faldas increíbles, camisas Breton a rayas y unas cuantas piezas vintage únicas.

Sabes cómo llevarlos y estás deseando hacerlo. La cuestión ahora es: ¿Lavar o no lavar cada prenda antes de estrenarla? En teoría, las piezas son nuevas -y, por tanto, están limpias-, pero lo más probable es que cada una de ellas haya sido probada por un desconocido antes de convertirse en tuya. E incluso si la has comprado por Internet, ha sido manipulada por la empresa y ha pasado un tiempo en una caja de cartón antes de aterrizar en tus brazos. Entonces, ¿debería lavar las prendas nuevas (y antiguas) antes de ponérselas?

Según varios dermatólogos, la respuesta es, sin lugar a dudas, sí: es aconsejable limpiar las prendas nuevas y las fabulosas prendas especiales antes de ponérselas. Sigue leyendo para saber por qué.

¿Cómo lavaban la ropa hace años?

Antes de la invención del detergente moderno, las civilizaciones del pasado utilizaban grasa animal o lejía para lavar la ropa. Otras veces, utilizaban lejía de cámara – un apodo llamativo de la orina (recogida de los orinales de los ciudadanos – de ahí, lejía “de cámara”) para lavar la ropa.

¿Cómo se lavaba la ropa antiguamente?

Las prendas se golpeaban sobre piedras, se restregaban con arena o piedras abrasivas y se golpeaban con los pies o con utensilios de madera.

  Temperatura ideal para lavar ropa blanca

Historia del lavado de ropa

Una lavadora (lavadora de ropa, lavadora de ropa, lavadora o simplemente lavadora) es un electrodoméstico utilizado para lavar la ropa. El término se aplica sobre todo a las máquinas que utilizan agua, a diferencia de la limpieza en seco (que emplea líquidos de limpieza alternativos y es realizada por empresas especializadas) o los limpiadores ultrasónicos. El usuario añade al agua de lavado detergente para la ropa, que se vende en forma líquida, en polvo o en hojas deshidratadas.

El lavado a mano implica remojar, batir, fregar y aclarar los textiles sucios. Antes de que existiera la fontanería interior, los particulares también tenían que acarrear el agua utilizada para lavar, hervir y aclarar la colada desde una bomba, un pozo o un manantial. El agua para la colada se transportaba a mano, se calentaba en el fuego y se vertía en la bañera. De este modo, el agua caliente y jabonosa era muy valiosa y se reutilizaba, primero para lavar la ropa menos sucia y luego para lavar la ropa cada vez más sucia.

La eliminación del agua y el jabón de la ropa tras el lavado era un proceso independiente. Primero se enjuagaba el jabón con agua limpia. Tras el aclarado, se formaba un rollo con la ropa empapada y se retorcía a mano para extraer el agua. El proceso completo ocupaba a menudo un día entero de duro trabajo, además del secado y el planchado.

Cómo se lavaba la ropa en el siglo XIX

El coste de la lana y de la ropa de lana hacía necesario el lavado, por lo que las primeras civilizaciones lavaban su ropa en los ríos. Antes de la invención del detergente, eliminar la suciedad y las manchas de la ropa requería mucha fuerza muscular. Lavar la ropa significaba retorcerla y golpearla contra las rocas del río, pisotearla y utilizar remos y tablas de lavar para, literalmente, eliminar la suciedad de las fibras.

  Etiquetas de lavado de ropa

Antes de la invención del detergente moderno, las civilizaciones del pasado utilizaban grasa animal o lejía para lavar la ropa. Otras veces, utilizaban lejía de cámara -un llamativo apodo para la orina (recogida de los orinales de los ciudadanos; de ahí lo de lejía de “cámara”- para lavar la ropa. También se utilizaban otros productos de limpieza, como el natrón, que era uno de los preferidos para limpiar el cuerpo y la ropa en el antiguo Egipto.

Debido a las exigencias físicas de la tarea, el lavado de la ropa se limitaba a unas pocas veces al año y se delegaba en los hombres. De hecho, en la Antigua Roma, el trabajo de lavar la ropa era una tarea realizada por hombres llamados fullones que se encargaban de la ropa usada de prácticamente toda su ciudad. Desde el punto de vista de la historia de la lavandería, éste fue el comienzo de su carácter comunitario.

Cómo se lavaba la ropa en 1900

Algo que me sorprendió al echar un vistazo a la Marriott C. Morris Collection fue la prevalencia de los vestidos blancos en los ambientes al aire libre. Como perpetua manchadora de comida y ropa, no me imagino vistiendo de blanco en mi día a día. Aunque había muchas imágenes de mujeres con atuendos más oscuros y negros, no podía dejar de ver las muchas imágenes de mujeres con vestidos de colores tan claros haciendo lo que yo consideraría actividades especialmente sucias: por ejemplo, esta imagen de un partido de tenis, en la que Elizabeth Canby Morris está sentada en la hierba con su atuendo totalmente blanco. Aunque la ropa blanca de tenis es tradicional, ¡aún me estremezco al pensar en todas esas manchas de hierba!

  Como usar vinagre para lavar ropa

Aún más desconcertantes me resultan los negativos que muestran a Elizabeth Morris y a otras mujeres paseando por campos y caminos de tierra con vestidos blancos. Es de suponer que las familias de clase alta de Filadelfia disponían de buenos servicios de lavandería para mantener sus vestidos tan relucientes. Movida por una gran curiosidad, decidí investigar las prácticas de lavandería de la época para ver cuánto esfuerzo se dedicaba a mantener estos trajes limpios e impolutos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad